Cómo combatir el envejecimiento de la piel

El envejecimiento de la piel es la suma del cronoenvejecimiento, o envejecimiento derivado del paso de los años, y del fotoenvejecimiento, que es el causado por las radiaciones solares, y que dependerá del grado de exposición al sol y de la pigmentación de la piel que tenga cada persona.

Si bien el cronoenvejecimiento es “inevitable”, el grado de fotoenvejecimiento de la piel dependerá de nuestros hábitos de vida y cuidados de la piel, por lo que podremos actuar sobre él para reducir su efecto.

La radiación solar es sin duda uno de los principales causantes de los radicales libres, responsables del envejecimiento cutáneo y aparición de enfermedades de la piel, como puede ser en grado último, el cáncer de piel. Si bien las radiaciones UVB son las causantes del enrojecimiento y quemaduras de la piel, sus daños se circunscriben a los meses de verano y horas centrales del día, en cambio las radiaciones UVA, son las responsables de las manchas solares y en gran medida, del cáncer de piel, y tienen la misma intensidad durante todo el año e iguales efectos nocivos sobre la piel.

Por todo ello, para evitar el envejecimiento de la piel, es fundamental adoptar medidas destinadas a mitigar, en la medida de lo posible, los daños derivados de factores externos como el sol, que nos permitan conseguir una piel renovada. En este sentido, algunas sugerencias serían:

+ proteger la piel ‘desde fuera’: a través del uso de cremas con fotoprotección solar capaces de aportar una protección adecuada tanto frente la UVB como la UVA.

+ proteger la piel ‘desde dentro’: a través de la toma de complementos alimenticios con atribuciones a dicho nivel. Actualmente, es posible aportar nutrientes a la piel por vía oral, capaces de protegernos frente al ataque de la radiación ultravioleta (ej. fotoprotector oral como un extracto de pomelo y romero o el propio hidroxitirosol de la aceituna), así como del deterioro propio del paso de los años que pueden ayudar a aportar firmeza y elasticidad a la piel (ej. silíceo orgánico, vitamina C, cromo, levadura de cerveza).

“TU SALUD A PUNTO” TE RECOMIENDA: Pack Piel Renovada

SOL Y VERANO…¡ten una crema protectora a mano!

Proteccion solarEn esta época veraniega, tanto si estamos en la playa, piscina o monte, nunca debemos menospreciar el gran poder del rey sol!. A menudo asociamos el estar ‘morenos’ con un estado mayor de bienestar y salud, convirtiéndose en un ‘objeto del deseo’… sin embargo, esta ‘percepción’ dista de ser del todo saludable…

De entre los diversos tipos de células que habitan en nuestra piel, hay unas llamadas melanocitos que producen un pigmento marrón llamado melanina, destinado a proteger el material genético (ADN) de las células de la piel del daño de los rayos UVA y UVB del sol. Las personas de piel blanca apenas producen melanina y en cambio las de tez morena producen más…por tanto, aunque las primeras son más sensibles al daño de los rayos solares que las segundas, todos los tipos de piel han de tomar medidas destinadas a protegerse del daño de los rayos solares (cremas con factor de protección de 30 o más…nunca menos).

Una protección insuficiente está detrás de los cada vez más numerosos cánceres de piel, no sólo en adultos sino también en jóvenes!. Dentro de estos cánceres, el melanoma (cáncer de los melanocitos), es uno de los más peligrosos.

A continuación os adjunto un vídeo que creo que puede ser muy revelador, espero que os resulte interesante.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=DI4e-XSwf2w&w=500&h=350]