DHA: un omega-3 en auge

El DHA (ácido docosahexaenoico) es un ácido graso omega-3 del que cada vez se oye más hablar (la denominación omega-3 para el caso de aceites marinos hace referencia básicamente al DHA y al EPA ó ácido eicosapentaenoico). Las algas japonesas (kombu, nori, wakame, hiziki etc.) son muy populares por sus bondades nutricionales, pero este tipo de algas y en general, las algas macroscópicas, no son ricas en DHA. El DHA es fabricado por el fitoplacton (microalgas) que vive en la columna de agua marina. Estas algas microscópicas con ingeridas por pequeños crustáceos (ej. krill), los cuales a su vez son comidos por pequeños peces y estos a su vez por peces mayores. Según se va avanzando del organismo más pequeño al mayor (desde la microalga al pez grande), el DHA se va acumulando en la grasa del pez. Es finalmente a partir de peces grandes, de donde se suelen extraer aceites ricos en DHA (o en EPA). Comercialmente existen infinidad de productos a base de cápsulas de omega-3 (esto es aceite de pescado con algo de EPA y DHA), pero los productos sólo a base de DHA son excepcionales (ej. NuaDHA 1000; NuaDHA 500). A la pregunta de a qué hora tomar un preparado a base de DHA, la respuesta es sencilla: por tratarse de una grasa es preferible tomarla con comidas. Un preparado en cápsulas de DHA es un suplemento nutricional esencial para el embarazo y para el desarrollo infantil temprano. Es un gran preventivo frente a procesos neurodegenerativos, supone un gran apoyo en trastornos de aprendizaje (ej. dislexia, TDA, falta de concentración, autismo etc.), es un nutriente clave para el buen funcionamiento de la retina …en fin, sin dudarlo, el DHA es un puntal para nuestra salud.

Omega3 y DHA : comparar antes de comprar.

Los aceites omega-3 son sin duda uno de los suplementos nutricionales más populares del momento, estando presentes en numerosos alimentos (ej. leche, margarinas, bebibles, yogures etc.) así como en numerosos productos dietéticos. Cualquier preparado comercial a base de omega-3 debería cumplir con unos estándares mínimos de calidad, cuidando de que no hayan contaminantes no deseados (ej. metales pesados, PCBs, dioxinas, furanos etc.) y que su estabilidad sea la adecuada (ej. que no esté oxidado), además de cumplir con lo que declara el etiquetado del producto.

Dentro de las distintas Organizaciones Internacionales responsables de velar por la seguridad y calidad de los omega-3, la organización independiente IFOS es sin duda la que establece los requisitos más rigurosos. Desde Febrero 2012, el producto NuaDHA1000 es el primer aceite de una empresa española que obtiene el máximo galardón que otorga esta institución: “las 5 estrellas IFOS. Asimismo, es el primer aceite del mundo con  sus características de concentración (min. 1000 mg de DHA/perla) que lo consigue.

La subscripción a un programa de calidad como IFOS es voluntaria, pero sin lugar a dudas, cualquier apuesta por la calidad y la seguridad de los preparados omega-3 que consumimos siempre es una noticia bienvenida.

 

Perlas de aceite omega3, nuaDha
perlas Dha

Degeneración macular y DHA

Recientemente me están haciendo consultas sobre un artículo aparecido en El Mundo  donde dice que el DHA (ácido graso omega-3 encontrado sobre todo en el pescado azul) reduce hasta en un 45% la degeneración macular  y que además tiene “efectos antiinflamatorios, antiescleróticos y antitrombóticos sobre la vasculatura” y son varias las personas diabéticas que me han consultado sobre ello.

Efectivamente el DHA es un nutriente esencial para la salud visual. La retina, situada en la parte trasera del ojo, es la ‘pantalla de cine’ donde se proyectan las imágenes de lo que vemos. La zona más central de la retina se… llama mácula, y más de un 50% de su grasa es DHA!!! Por eso el DHA va tan bien en los problemas de retina (ej. degeneración macular). Dicho esto, el DHA va también muy bien cuando hay daños corneales (el blanco del ojo) e incluso el ojo seco (habitual en mujeres en la fase de ‘cambio’). En el caso de los diabéticos, el exceso de azúcar daña los terminales nerviosos de las manos, pies y cabeza (ojos incluidos), derivando eventualmente en problemas a estos niveles. El DHA es esencial para el bienestar de nuestro sistema nervioso en general, ya que optimiza la conducción nerviosa, aumenta su velocidad de transmisión y más aun, sirve de materia prima para reparar daños a las neuronas y al sistema nervioso en general. Además cuenta con propiedades antiinflamatorias y ‘mima’ al sistema cardiovascular… Por tanto, sin lugar a dudas, se trata de un nutriente de soporte muy recomendado para diabéticos, pero también para la gente sana en general. Comercialmente  recomiendo uno de los productos más puros y concentrados que hay en el mercado, NuaDha 1000 . La dosis de partida sería  2 perlas/día con comida principal o si hubiera  síntomas claros de un deterioro macular, entonces  4 perlas/día. A partir del mes de iniciar la toma podrán notarse mejorías.