La fibra: más allá del estreñimiento

Para muchas personas la palabra fibra está íntimamente ligada al estreñimiento. Tanto es así, que la inmensa mayoría de las personas que toman algún suplemento de fibra lo hacen con el fin de mejorar su tránsito intestinal y quienes tienen evacuaciones regulares a menudo dicen: “a mí no me hace falta tomar fibra…voy muy bien al cuarto de baño”. Sin embargo, la mayoría de la gente desconoce que detrás de la fibra hay un ‘seguro de salud’ de gran importancia. Continuar leyendo “La fibra: más allá del estreñimiento”

Una ayuda digestiva en preparación para el 'atracón navideño'

La llegada de las fiestas navideñas es la excusa perfecta para reunirse con familiares y amigos que no vemos desde hace mucho tiempo, siendo el escenario habitual de dichos encuentros una mesa con apetitosos manjares y bebidas. Pues bien, adelantándome a lo que está por venir, a continuación os expongo algunas recomendaciones para sobrellevar el ‘atracón navideño’ un poco mejor..!!! Tomar nota: i) con la ingesta de azúcares en forma de bollería, roscones, tartas, mazapanes, turrón etc. ingerimos mucho azúcar refinado (sin fibra), además de unas cuantas grasas de más…Sin pretender amargar a nadie ‘un dulce’, os recomiendo que tengáis a mano un sobre de fibra soluble de Plantago ovata (de venta en herbolarios o farmacias) y que lo toméis con agua (revolver con un tenedor) después de comer. De esta manera estaremos aportando la fibra que no tenía el alimento y castigando menos al páncreas (órgano encargado de gestionar el azúcar en sangre); ii) para que las digestiones sean más llevaderas, podéis llevar en el bolsillo unos comprimidos que favorezcan la digestión (a base de alcachofa, rábano negro, diente de león, desmodium, hinojo etc. como por ejemplo ‘Gallexier’ o ‘Gastrodiet’, ‘Bitransamin’ de venta en herbolarios….).Tomar 2-3 comprimidos durante o al final de la comida; en el caso de personas cuyas digestiones ya son de por si complicadas, quizás sería interesante añadir un preparado a base de enzimas digestivas justo antes de la comida (ej. 1-2 comprimidos de ‘Digestion’, ‘Enzyme’ etc. a base de pepsina, betaina, amilasa, bromelaina, pancretina…); iii) opcionalmente, cuando estemos en casa, echar mano de un jarabe hepático-digestivo en línea con ‘Gallexier’, ‘Herbetom HB’, etc. y tomar 15 ml antes de comida y/o cena; iv) para apoyar la función biliar, tomar por las mañanas en ayunas un vaso pequeño de agua caliente con el jugo de medio limón. Finalmente, entre comilona y comilona, sería bueno hacer algún día un semi-ayuno con comidas ligeras (tomar caldos, purés de calabaza, patata, y zanahoria, pescado a la plancha etc.). Por ahora lo dejamos aquí y, para cuando terminen las navidades os daré unas recomendaciones para poner a punto el hígado y los intestinos, que a buen seguro estarán un poco ‘saturados’….

Diabetes tipo II: ¿la plaga de las sociedades industrializadas?

 

Cada vez más me llaman la atención noticias sobre el aumento de la diabetes tipo II en todo el mundo. Se estima que de los 8 millones de habitantes que se espera haya en 2025, cerca de 300 millones tendrán diabetes. En Europa, España tiene ‘el honor de ocupar el deshonroso segundo puesto’ de países con mayor número de adolescentes obesos, algunos de los cuales están desarrollando a edades tan tempranas como los 14-16 años diabetes tipo II o sus etapas previas, conocidas como Síndrome X o Síndrome metabólico. Esto significa que un órgano como el páncreas, que estaba predestinado a durar toda una vida, ha sido ‘agotado’ en apenas 15 años de vida…A nivel mundial, Emiratos Árabes es el segundo lugar del mundo donde mayor prevalencia hay de la diabetes tipo II, hablándose ya en términos de epidemia y siendo por tanto un motivo serio de preocupación a nivel nacional….Curiosamente, el primer puesto en prevalencia de diabetes tipo II se lo lleva la isla de Nauru, una pequeña isla del Pacífico de tan sólo 10.000 habitantes, donde, la riqueza que generó en la isla el negocio de los fosfatos, resultó en una entrada masiva de hábitos típicos de los países industrializados. Esto hizo que prácticamente toda la isla tuviera diabetes, lo cual unido a los problemas cardiovasculares asociados, hizo que la ONU se llegase incluso a plantear evacuar a toda la isla…. Increíble pero cierto… Y ¿qué está detrás de todo esto? Pues la respuesta en bien sencilla: un abuso de los productos refinados, principalmente a través del consumo de ‘azúcares’ en forma de  harinas refinadas (sin fibra: ej. pan, pasta), patata, arroz, azúcar y alcohol…Por tanto, en su intento por acercarse a esa imagen de éxito y prosperidad de los países desarrollados, las economías emergentes se dejan ‘contagiar’ por ‘modas’ no sólo materiales (ej. ropa de marca, cochazos, ‘gadgets’ informáticos y electrónicos etc.) sino de hábitos dietéticos típicos de los países industrializados (ej. comida rápida, azúcares refinados, bebidas gaseosas azucaradas, chuches etc.)… una ‘trampa paradójica’… Si queréis conocer un poco más a fondo en qué consiste la diabetes, podéis leer los siguientes links: http://www.fundaciondiabetes.org/box02.htm; http://www.ladiabetes.net.

Fibra alimentaria: Más allá del estreñimiento

Alimentos con fibraMucha gente piensa que la principal bondad de la fibra alimentaria es ayudarnos a ir baño, de manera que aquellos que van al baño con regularidad para nada consideran que la toma de fibra sea algo que ‘necesiten’. Esta percepción es muy errónea ya que, la falta de fibra no sólo está detrás de los problemas de estreñimiento, sino que también juega un papel importante en problemas tan habituales como son: varices y almorranas, piedras de vesícula, síndrome de colon irritable (alternancia de diarrea con estreñimiento) o diabetes entre otras. La fibra se encuentra en los alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres y cereales), pero en la dieta típica de los países industrializados, los alimentos tienen un alto grado de procesamiento, de manera que la fibra ha sido eliminada en gran medida de ellos (arroz blanco vs integral, pan, pasta, bollería y demás derivados de la harina blanca y no de la integral etc.). Por tanto, habida cuenta de las serias consecuencias que puede tener la ingesta de insuficiente fibra, es hora de devolverle el protagonismo que se merece.