El EPA es un antiinflamatorio natural de gran potencial

omega 3

 

Distintas publicaciones hablan del EPA como un antiinflamatorio natural de gran potencial  sin los efectos secundarios que puede tener un fármaco.

Dentro de los aceites omega-3 de origen marino, sus dos principales protagonistas son el DHA (ácido docosahexaenoico) y el EPA (ácido eicosapentaenoico). Sin lugar a dudas, el DHA es el que tiene un abanico de bondades más amplio (a nivel cardiovascular, visual, cognitivo e incluso  de la antiinflamación). Sin embargo, hoy voy a dedicar unas líneas al EPA, cuyas bondades, aunque no tan amplias como las del DHA, no por ello son menos interesantes.  Al igual que el DHA, el EPA contribuye a bajar los triglicéridos, unas grasas sanguíneas que en exceso suponen un riesgo cardiovascular. Pero la propiedad que quizás es más destacable en este ácido graso es su gran potencial antiinflamatorio.

La toma de un preparado a base de EPA no va a desplegar sus bondades de manera inmediata, tal y como lo haría un fármaco antiinflamatorio convencional. Sin embargo, aprox. 2 semanas después de iniciar su toma es cuando, tomado a las dosis adecuadas, comenzará a exhibir sus bondades (ej. a nivel articular, muscular, respiratorio, de piel etc.). Este hecho es de especial interés para el caso de personas que conviven con problemas crónicos de salud donde la inflamación es un elemento habitual de su ‘día a día’. La toma de formas puras y concentradas de EPA (ej. NuaEPA 1200: 1-2 perlas/día con una comida), es una opción muy interesante de considerar en estos casos, dado que está exenta de los efectos secundarios clásicamente asociados a los antiinflamatorios tradicionales (ej. problemas gastrointestinales, pérdida de masa ósea etc.) y permite en ciertas personas, reducir la dosis diaria de fármacos antiinflamatorios. La única salvedad que habría que tener en cuenta si se toma un preparado  a base de EPA, es tener precaución en el caso de personas que estén bajo una terapia anticoagulante, ya que, a partir de aprox. 2,5-3 g de EPA/día, en algunos casos, podría llegar a potenciarse el efecto del anticoagulante. Asimismo, para el caso de mujeres embarazadas o niños pequeños, en principio, es preferible no tomar EPA.

Cómo mejorar la hipertrofia benigna de próstata

Los hombres, a diferencia de las mujeres, tienen un bagaje hormonal bastante más ‘agradecido ’, de manera que a lo largo de su vida fértil (esto es, prácticamente toda su vida!), rara vez padecen trastornos asociados a desarreglos en sus hormonas ‘masculinas’  (andrógenos).  Sin embargo, las mujeres, además de tener una vida fértil con fecha de ‘caducidad’ (sólo se puede concebir mientras perduren los estrógenos, los cuales desaparecen con la menopausia), a menudo sufren de  manera regular todo tipo de desarreglos imputables en gran medida a su ‘peculiar’ patrimonio hormonal…

Dicho esto, en edades más avanzadas, la práctica mayoría de los hombres padecen o padecerán problemas de próstata, siendo esto debido a una mayor preponderancia de las hormonas femenina o estrógenos en los hombres con el paso de los años. La obesidad, hipertensión, diabetes etc. son factores que favorecen la aparición de este tipo de problemas.

La próstata viene a ser una especie de ‘donut’ por cuyo centro sale la uretra o conducto por donde sale la orina almacenada en la vejiga. Con la edad es habitual que dicho ‘donut’ se agrande….lo cual implica que el hueco central del mismo se hace más pequeño, pudiendo eventualmente comprimir a la uretra. Si esto ocurre, la orina almacenada en la vejiga no puede salir de una sola vez, y lo hace con un chorro débil y entrecortado, siendo necesarias visitas frecuentes al baño, goteo de orina al acabar, necesidad de orinar de noche…. Esto es lo que se conoce como hipertrofia benigna de próstata (HBP). Analíticamente, hay una prueba en sangre llamada el antígeno específico prostático o PSA, que sirve de control para valorar cómo está la próstata. Un aumento en su valor por encima de lo normal puede significar entre otras cosas, que hay un HBP, un cáncer o una infección.  A partir de los 50 años sería recomendable hacerse controles analíticos de este parámetro y de paso…visitar al urólogo en alguna ocasión. Por lo general, a diferencia de las mujeres, los hombres se resisten más a acudir a Profesionales de la Salud, a menos que se encuentren muy mal y casi siempre, arrastrados por una mujer!!.

Si se quiere mejorar esta condición con ayuda de complementos alimenticios, he aquí un par de ellos que pueden ayudar: i) 3-4 perlas/día con comida, un tipo de ácido graso omega-3 (DHA); o ii) un preparado a base de extracto de Saw palmeto (Serenoa repens) como el Prostex o Prostate defence. En general, los preparados para apoyar la próstata suelen contener extractos de Saw palmetto, Sabal (Sabal serrulata) y/o a veces, también otras plantas como son Pygeum africanum, (ciruela africana), ortiga o calabaza.

Los omega-3 son muy importantes para el feto

perlas de nua Dha
perlas de nua Dha

Este post hace referencia al Artículo publicado en Septiembre 2012 en la Revista del Consejo General de Colegio de Farmacéuticos de España “RECOMENDACIONES EN LA INGESTA DE OMEGA-3 EN LOS DIFERENTES PERIODOS DE VIDA DE LA MUJER”

LEER ARTÍCULO

La conclusión del artículo es que los omega-3 son muy importantes para la salud y especialmente durante el embarazo. En esta etapa, existe una altísima demanda por parte del feto de DHA (ácido docosahexaenoico), el omega-3 más importante durante el embarazo (en especial en el último trimestre)  y la infancia. El DHA constituye un 30% de la grasa insaturada cerebral y más de un 50% de los ácidos grasos de la zona central de la retina o mácula, de ahí que contribuya de manera decisiva al óptimo desarrollo intelectual, psicomotor y visual. De hecho, los niños prematuros, niños de embarazos múltiples, niños de madres vegetarianas o algunos niños adoptados, son colectivos donde a menudo hay una deficiencia de DHA, la cual, suele hacerse patente no en el nacimiento, sino en edades escolares donde a menudo se observan problemas de aprendizaje (TDA o déficit de atención con o sin hiperactividad, dislexia, problemas de concentración etc.).

 

En muchos de esto casos, la suplementación con DHA ayuda a mejorar estas alteraciones. Sin embargo, numerosos organismos internacionales alertan sobre los peligros de consumir pescados salvajes en embarazadas, debido al posible riesgo de contaminación con metilmercurio etc.  Por estos motivos, siempre es preferible que una embarazada recurra a un suplemento comercial como medio para obtener unos niveles de DHA adecuados, ya que, presumiblemente, en este tipo de preparados hay una depuración previa. En este sentido, el NuaDHA 1000 es quizás uno de los preparados más adecuados para las madres y niños por tres motivos:

 

  1. se trata de uno de los preparados más puros  y concentrados que existe, con lo cual la toma de sólo 3 perlas/semana, bastaría como aporte de DHA en el embarazo (aunque en el último trimestre, al aumentar las demandas, se podría subir a 1 perla diaria)
  2. dada su alta concentración (1 perla NuaDHA1000 aporta una cantidad de DHA equivalente a 3,5,10, 15, 20 o perlas de otros preparados omega-3), no requiere la toma de muchas perlas, pudiendo incluso concentrar la dosis semanal (ej. 3 perlas/semana) en una sola semana y olvidarse hasta la semana próxima (… además de ser uno de los preparados más competitivos para ‘el bolsillo)’
  3. finalmente, el NuaDHA1000 cuenta con el sello de calidad IFOS 5 estrellas (único producto español con dicho sello) un sello de calidad independiente de ámbito internacional exclusivo para los productos omega-3, que garantiza la veracidad de lo publicitado en el etiquetado, además de garantizar la práctica ausencia de contaminantes (metales pesados, PCBs, dioxinas etc.) o de alteraciones en el aceite (ej. oxidación).

 

 


Los Omega 3 ayudan a prevenir las quemaduras del sol

Dentro de los múltiples beneficios de los omega 3, está el de prevenir las quemaduras del sol.

La radiación ultravioleta (UVR) es un arma de doble filo, ya que aunque es necesaria para que sinteticemos vitamina D y con esta poder absorber el calcio de la dieta, un exceso puede generar un daño no deseado en nuestra piel. Dentro de la UVR hay 3 tipos de rayos, cada cual con una energía distinta con unos efectos sobre nuestra piel distintos:

Existe una medición llamada Dosis Eritemática Mínima (MED) que mide qué cantidad de radiación  necesaria para generar un enrojecimiento de la piel (o ‘eritema’) que suele aparecer al de 4-6 horas de la exposición solar y alcanza su máximo a las 15-24 horas.

Diversos estudios han constatado que la toma de omega-3 (DHA y EPA) de manera regular, es capaz de aumentar el valor MED en un 30%, siendo por tanto necesaria una mayor exposición al sol para que aparezca el eritema. Asimismo, los omega-3 son capaces de reducir la inflamación cutánea asociada a una exposición excesiva al sol así como el efecto dañino de  los radicales libres. Más aún, los omega-3 contribuyen a reducir el fotoenvejecimiento o deterioro de la piel resultante de la exposición a la radiación UV.

En este sentido, el EPA tiene un modo de acción más directo y por tanto sus efectos protectores sobre la piel son más potentes. Por su parte el DHA aporta sobre todo fluidez y jugosidad al cordón graso que rodea a todas las células del organismo (‘membrana celular’), incluidas las de la piel, devolviéndole una tersura muy deseable.  Cabe asimismo apuntar, que los omega-3 han mostrado mejoras prometedoras en personas con enfermedades de fotosensibilidad o fotodermatosis.

De cara al verano, mi recomendación es la toma diaria de 1 perla de NuaEPA1200 y 1-2 perlas de NuaDHA1000 (todas juntas con una comida). Sus efectos sobre la piel se empezarán a notar al de 3-4 semanas de iniciar su toma. Y por supuesto, no olvidarse de una buena crema solar.