Cuidado con la deshidratación. Conviene beber agua aunque no tengamos sensación de sed

Con la llegada del verano, el calor ambiente hace que aumente la transpiración a través de nuestra piel, con lo cual las pérdidas de agua son mayores. Ahora bien, la sensación de sed que tenemos no es necesariamente mucho mayor que la habitual, con lo cual corremos el riesgo de deshidratarnos… Por ello, en épocas calurosas, no sólo hay que beber cuando tenemos sed, sino que es necesario hacer un esfuerzo y ‘acordarnos’ de beber líquidos en otros momentos (ej. agua, infusiones, jugos de frutas, bebidas isotónicas etc.). El volumen mínimo de líquido recomendado es de aprox. 2-2,5 litros/día. La deshidratación puede derivar en una bajada de tensión (suele acompañarse de debilidad, aturdimiento, piel pálida y fría), algo que es importante controlar, especialmente en embarazadas, niños pequeños o gente mayor.

carnes nocivas para el cáncer de colon

Un informe emitido recientemente por  la World Cancer Research Fund (WCRF) recomienda limitar el consumo de carnes rojas y evitar las carnes procesadas (ej. salchichas, bacon etc. ricas en grasas saturadas y trans, además de mucho aditivos alimentarios), ya que ambas se han ligado directamente con el cáncer de colon. Esta recomendación no viene sino a confirmar lo que desde hace tiempo venían diciendo numerosos estudios sobre nutrición como el China Study.

Las alergias

Refuerzos frente a las alergias respiratorias primaverales

Sin lugar a dudas, la primavera y otoño coinciden con una mayor incidencia de problemas alérgicos de tipo respiratorio. Con el fin de estar mejor preparado para esta ‘lucha’ estacional, a continuación paso a comentar algunos preparados comerciales especialmente indicados para ayudar a reforzar el organismo en estas épocas: preparados a base de polen (ej. Allermin, Apicol, Sinerpollen, polen en gránulos etc.), productos a base de Reishi y Perilla (ej. Reishinua caps), preparados con helicriso o sol de Oro (ej. jarabe de Sol de oro) o a base de Huevos de codorniz !! (ej. Huevos de codorniz), entre otros. Pero OJO, estos productos son en su mayoría un soporte de base, esto es, su toma continuada (ej. 2 meses antes de primavera y durante la misma) va reforzando el organismo poco a poco, de manera que cada vez la frecuencia e intensidad de los brotes alérgicos es menor. Por tanto, son productos que ‘rentan a medio y largo plazo’, de manera que a corto plazo, si hay algún brote, habrá que seguir echando mano de fármacos antihistamínicos convencionales.