La primavera y las alergias

Con la llegada de la primavera, los días fríos y plomizos del invierno dan paso a días más largos y luminosos, lo que sin duda es toda una inyección de ánimo más que bienvenida. Sin embargo, en algunas personas, la llegada de un tiempo más cálido y soleado trae consigo la floración de infinidad de árboles, arbustos y flores, dando paso a la ‘guerra de las alergias’. La gente que es alérgica a elementos ambientales, ven recrudecida su condición en estaciones como la primavera y otoño.

Típicamente las alergias pueden afectar a las vías respiratorias altas (ej. rinitis alérgica, sinusitis alérgica) o las vías respiratorias bajas (ej. asma alérgico):

RINITISALÉRGICA La r. alérgica estacional (‘fiebre del heno’) hace referencia a los síntomas nasales asociados a una reacción alérgica frente a elementos del ambiente externo como es el polen de árboles en épocas primaverales (ej. olivo, roble, olmo etc.) y el polen de hierbas en épocas veraniegas (ej. grama etc.), siendo un síntoma inicial característico un picor de nariz, paladar, parte trasera de la garganta y ojos que luego es seguido de lagrimeo, congestión nasal, estornudos, secreciones nasales acuosas (‘agüilla’) y posible conjuntivitis (picor y enrojecimiento de ojos). En algunas personas aparece dolor de cabeza y un estado general irritado.
La r.alérgica perenne suele estar causada por agentes típicos de ambientes de interiores como son los ácaros, el polvo, plumas, caspa animal o el moho y suele mostrar congestión nasal que a veces afecta al oído por inflamación de la trompa de Eustaquio así como enrojecimiento de la mucosa (‘tapizado interno’). Rara vez aparece conjuntivitis (picor, enrojecimiento de ojos). Puede aparecer en cualquier momento del año.
SINUSITISALÉRGICA Los senos paranasales son unas cavidades huecas localizadas alrededor de la nariz que están tapizadas en su interior por una membrana que segrega una mucosidad fina que protege a los huesos frente a infecciones; sin estas cavidades de aire resultaría muy difícil para el cuello soportar el peso de los huesos de la cabeza. Los senos están conectados entre sí y a su vez conectan con la cavidad nasal (excepto el seno mastoideo). El polen puede irritar el tapizado del interior de los senos resultando en una inflamación de los mismos.
ASMA ALÉRGICA Se trata de un estrechamiento reversible de los conductos respiratorios de calibre grande y pequeño (los bronquios y los bronquiolos) debido a una sensibilidad aumentada a elementos ambientales como el polen y que resulta en cansancio y una mayor dificultad respiratoria. La inflamación subyacente, resulta en una hipersecreción de moco que bloquea en mayor o menor medida los bronquios, dificultando con ello la salida del aire de los pulmones durante la espiración; en casos graves también puede darse una disminución en la entrada de aire durante la inspiración.

En todos los casos, los síntomas observados se deben a una sobre-reacción de unas células del cuerpo llamadas mastocitos, las cuales con mucha facilidad liberan una sustancia llamada histamina, que es la responsable de dichos síntomas. Por ello, independientemente del tipo de proceso alérgico que se padezca, el tipo de enfoque desde el punto de vista de la suplementación sería muy parecido: + por un lado, interesa reforzar el sistema defensivo que se encuentra radicado en el tapizado mucoso del sistema respiratorio (ej. paredes bronquiales, de senos etc.; ej. betacaroteno). + así mismo interesa ‘domesticar’ en la medida de lo posible a los mastocitos, con el fin de que no ‘estornuden’ histamina con tanta facilidad (ej. con el uso de extractos vegetales como el reishi, perilla, helicriso etc.). + en algunos casos, puede resultar interesante ‘nutrir’ el sistema respiratorio con elementos que refuercen su funcionamiento (ej. vitamina D, zinc, hierro, betacaroteno, algunas vitaminas del grupo B). + en ocasiones, el aporte de elementos antisépticos (ej. propóleo, cobre) e incluso mucolíticos (que licúan la mucosidad ayudando a eliminarla, ej. liquen de Islandia, llantén etc.) puede resultar interesante. + finalmente cabe apuntar que elementos como los mencionados, por su modo de acción, valen igualmente como soporte ante procesos respiratorios de base infecciosa.

En el mercado de la suplementación existen productos que contienen muchos de estos ingredientes en cantidades y potencia adecuadas (ej. Reishinua bebible y Reishinua caps) que pueden llegar aofrecer un interesante soporte en personas proclives a padecer problemas respiratorios con o sin base alérgica. Es importante apuntar que suplementos como los indicados, nunca van a actuar con la inmediatez de un fármaco, aunque su toma, sí que puede reducir la frecuencia e intensidad de recaídas respiratorias de base alérgica (o infecciosa), permitiendo en muchos casos reducir de manera significativa la toma de fármacos antialérgicos y en definitiva, mejorando la calidad de vida de los afectados.

CompárteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *