Grasas Trans: ¿Qué son? ¿Por qué son malas?

Las grasas trans son un tipo de grasas cuyo origen es mayoritariamente artificial, habiendo un porcentaje muy bajo cuyo origen es natural (ej. en carnes de rumiantes).

Las grasas trans son sintetizadas a través de procesos industriales por la industria alimentaria. En ocasiones, interesa endurecer determinadas grasas que en la naturaleza son líquidas a temperatura ambiente (ej. un aceite vegetal como el aceite de maíz o de girasol). Este endurecimiento se consigue inyectando hidrógeno y permite fabricar margarinas vegetales a partir de aceites vegetales (es decir, un margarina realmente es un ‘aceite vegetal endurecido’). A este tipo de grasas ‘transformadas’ se les conoce también como grasas ‘trans’, hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. Así mismo, el calentamiento y cocinado con aceite vegetal a altas temperaturas (ej. frituras) o el refinado de aceites comestibles, también puede resultar en la producción de grasas trans.

Por estos motivos, las grasas trans están muy presentes en muchos alimentos precocinados (ej. pizzas, pasta, croquetas, empanadillas etc.), además de galletas, helados, margarinas, palomitas de microondas, pastelería y bollería industrial, aperitivos en bolsa (dulces y salados), y en general en muchos alimentos de ‘comida rápida’.

Este tipo de grasas son muy perjudiciales para la salud vascular, por cuanto suben el colesterol ‘malo (LDL), bajan ‘el bueno’ (HDL) y contribuyen a deteriorar el tapizado interno de los vasos sanguíneos, propiciando con ello el que se formen obstrucciones que en último término van a dificultar la circulación sanguínea. Así mismo, las grasas trans aumentan la generación de radicales libres, un tipo de moléculas eléctricamente inestables que afectan de manera negativa a células y tejidos. Los radicales libres reducen la eficiencia energética de las células, lo cual afectaría negativamente la función cognitiva y cardiovascular. Las grasas trans deberían suponer menos de un 5% de las calorías diarias (aprox. 1,5g/día) y una porción grande de patatas fritas o nuggets de pollo, 100 g de palomitas de maíz para microondas o 100 g de bizcocho o galletas puede llegar a aportar entre 20 y 30 gramos de este tipo de grasas. ¿Algo más que decir?…

Actualmente, los fabricantes de alimentos con grasas trans sólo están obligados a indicar sobre su presencia, pero cabe esperar que en algún momento, la CEE limite su cantidad en los alimentos, tal y como hizo voluntariamente Dinamarca que desde el 2003, sólo permiten un máximo de un 2% de grasas trans en grasas y aceites destinados al consumo humano. En esa misma línea están ya países como Austria, Suiza e Islandia y en Junio del 2015, EEUU dio un gran paso al prohibir las grasas trans sintéticas. Un informe de Diciembre del 2015, parece indicar que la Comunidad Europea está empezando a moverse en la dirección deseada, siendo de esperar que más pronto que tarde emita una propuesta sobre este tema a los países miembros. Esperemos que así sea..!

 

CompárteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una respuesta a “Grasas Trans: ¿Qué son? ¿Por qué son malas?”

  1. Buenos días Mercedes:
    Nos conocimos el domingo en el BEC. Compré el tarro grande de DHA y el libro. Ya lo he empezado a leer pero llego muy tarde a casa del trabajo y caigo rendida. A ver si el fin de semana le doy un empujón. Mi hija Iratxe ya ha empezado a tomar las cápsulas, el mismo domingo por la noche.
    Te conté que lleva 10 años de psicólogos, que ya le hice el estudio optometrista. También pasó consulta con el Neurólogo Prats además de hacerle el estudio de dislexia para descartar.
    Ahora vamos a intentar con ésto. Pero mi pregunta es: No hay ninguna manera de mirarle el cerebro y ver si hay algún problema neuronal en el desarrollo? Porque bien, le doy este tratamiento y puede que resulte o no pero lo suyo sería verle ahora cómo está el cerebro y si con el tratamiento cambia. Porque lo demás es ir intentando cosas y ver cual resulta bien. El problema de ella está en el lenguaje, la comprensión lectora y la expresión escrita. Esto le lleva a que no entiende lo que estudia y ha pasado desde el rechazo total al estudio a esforzarse a tope y los resultados los mismo. Es como si hoy estudiara a tope para un examen, introdujera todos los datos en la cabeza pero en vez de estar en compartimentos está todo revuelto. Cuando va al examen no sabe ni lo que le pregunta y mucho menos buscar esa información en su cabeza.
    Le han hecho toda clase de test y curiosamente en el cálculo da muy por encima de la media.
    No sé si sueles pasar consulta o conocer a las personas que tratas. Estaría bien hacerle alguna prueba de algo, hacer el tratamiento con DHA y luego volver a hacer para comprobar las diferencias. No sé, cualquier ayuda será bienvenida. Por su puesto que todos estos años ha pasado por depresión, falta de autoestima, etc porque es una frustración tremenda estudiar y no aprender. Si le añades la separación de los padres a los 20 meses y problemas en la relación con el padre, pues imagínate. Menos mal que por lo menos la terapia de la psicóloga le ha ayudado a superar la depresión, mejorar la autoestima y aprender a relacionarse con su padre.
    bueno, quedo a la espera de tus noticias.
    Gracias por todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *