En qué se diferencian la artritis y la artrosis

“el artrósico se levanta mejor de lo que se acuesta y el artrítico se levanta peor de lo que se acuesta”…

La “artriTIS” como su terminación indica, hace referencia  a  un problema ‘inflamatorio’ localizado a nivel articular (típicamente en manos, pies, muñecas o tobillos).

Aunque genéticamente parece haber una cierta predisposición, el origen de este problema parece radicar en un fallo del sistema inmune (defensivo) el cual, en un momento dado de nuestra vida, se ‘tuerce’ y ataca a nuestras propias articulaciones como si de un intruso se tratara generando con ello una inflamación articular persistente….

En ocasiones, el inicio de este tipo de problema ocurre poco después de haber atravesado un episodio infeccioso como puede ser una gastroenteritis, infección respiratoria etc.  A este tipo de procesos donde nuestro propio sistema defensivo nos ‘autoataca’ se les conoce como alteraciones autoinmunes.

A la hora de sobrellevar las molestias articulares artríticas, puede resultar de gran ayuda tomar complementos alimenticios en línea con el NuaEPA1200, Lyprinol, Gartareu, Cúrcuma, etc.

Por su parte la artrosis es un ‘desgaste’ articular asociado al paso de los años. En la “artrOSIS”, el cartílago situado entre los huesos que concurren en una articulación (como si fuera una ‘plastilina’ gomosa entre huesos) y que sirve para amortiguar el movimiento de los huesos, se desgasta con el uso, hasta que finalmente este desgaste alcanza a los propios huesos. Se trata por tanto de un problema de difícil solución, aunque hay complementos de apoyo que tomados durante tiempo pueden ayudar a mitigar dicho desgaste como Condroitín sulfato, Sulfato de glucosamina, Reguven, Mincartil, etc.

 

 

CompárteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *