Piscina, playa y…otitis.

Durante la época estival, el calor y la humedad son unos aliados perfectos para que, con los habituales baños en piscinas y en el mar, prosperen microorganismos (típicamente bacterias, aunque también hongos) en la zona externa del oído, resultando en una inflamación que provoca picores y dolores molestos (otitis externa), especialmente en niños. Si queremos prevenir el que ocurran episodios de este tipo, se puede recurrir a un sencillo método casero: mezclar 10 ml de alcohol de 70º y 10 ml de vinagre de manzana, agitar bien y aplicar un par de gotas de esta mezcla en ambos oídos por las mañanas. De esta manera conseguiremos prevenir posibles infecciones. En caso de que la infección estuviera ya presente, como alternativa al tratamiento habitual (analgésico y antibiótico), en ocasiones puede bastar con echar unas gotas de propoleo (ej. Buccopolis) y/o tomar un preparado antiséptico de base mineral por boca (ej. Labcatal 5 en niños u Oroligo en niños mayores o adultos).

CompárteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *